…El concepto del cielo que El Greco tenía,  lleno de obispos, arzobispos, de mitras, se parecería al concepto que yo tendría del infierno…

Carlos Bueno

20 abril, 2023

 

María Esther Vásquez: Le interesa la pintura?

Jorge Luis Borges: Si. Me han impresionado mucho Rembrandt, Turner, Velásquez, Tiziano y algunos pintores expresionistas. En cambio, otros a los que es ritual admirar, como El Greco, nada. La idea de un cielo eclesiástico me parece espantosa, un cielo parecido al Vaticano. Pero si el cielo de El Greco, era eso, estaría deseando ir a otro lugar. Lo habría hecho por sentir nostalgia del Purgatorio o del infierno. Pero, en el caso de El Greco,  esto se debe a que él no creía en esas cosas y se nota esa indiferencia en los cuadros. Estaba seguro de que no había otra vida. Entonces “para quedar bien con el comisario” como diría Macedonio Fernández, pintaba todos esos obispos.

MEV: Cree que hay otra vida?

Borges: No. Tengo confianza de que no haya ninguna otra y no me gustaría que la hubiera. Yo quiero morir entero. Ni siquiera me gusta la idea de que me recuerden después de muerto. Espero morir, olvidarme y ser olvidado.

Vasquez, Maria Esther. Borges: imágenes, memorias, diálogos. Monte Avila Editores. Caracas, 1977

CAZA DE CITAS
No hay nada más blanco que soñar con invasiones bárbaras que aniquilen lo blanco y que purifiquen la sociedad. Los surrealistas fueron los primeros en verbalizar esa fantasía.

No hay nada más blanco que soñar con invasiones bárbaras que aniquilen lo blanco y que purifiquen la sociedad. Los surrealistas fueron los primeros en verbalizar esa fantasía.

Carlos Granés …la Ilustración y el Romanticismo son hijos de la misma madre. Puede que se odien, pero han compartido la misma cuna europea. Los dos son tan occidentales como el Mac en el que mis amigos académicos redactan sus papers decoloniales para revistas...

CAZA DE CITAS
Estoy pronto a admitir en principio que la prostitución puede ser un arte como el masaje o el peinado, pero me cuesta ya sentirme a gusto en manos del barbero o los masajistas.

Estoy pronto a admitir en principio que la prostitución puede ser un arte como el masaje o el peinado, pero me cuesta ya sentirme a gusto en manos del barbero o los masajistas.

En el caso de la mayoría de los seres, los contactos más ligeros y superficiales bastan para contentar nuestro deseo y aun para hartarlo. Si insisten, multiplicándose en torno de una criatura única hasta envolverla por entero; si cada parcela de un cuerpo se llena...