…Vine porque en Colombia no dejan vivir. Nunca han dejado. Tienen un millón de leyes y un millón de impuestos y un millón de puestos. Y en cada puesto un burócrata, un tinterillo, un leguleyo, “un dotor”…

Carlos Bueno

19 julio, 2022

AÑOS DE INDULGENCIA

Fernando Vallejo, escribe en fluida prosa mordaz e irreverente ...

Vine porque en Colombia no dejan vivir. Nunca han dejado. Tienen un millón de leyes y un millón de impuestos y un millón de puestos. Y en cada puesto un burócrata, un tinterillo, un leguleyo, “un dotor”. “¿Podría hablar con el dotor, Señorita?”. “El dotor no está-dice la hijueputa. –Está en junta con el Ministro.” “Ah”… Estos doctores nunca están porque son doctores en cuerpos: son doctores en leyes, en intangibles, y como tales se mueven muy bien como tales, con su materia incorpórea por su campo astral: en las más altas regiones mamando de la perfección de la esfera. Los unos son conservadores y los otros liberales pero iguales en sus cargos nominales. Distintos, porque los conservadores creen en el azul y los liberales en el rojo; iguales por su desmedido amor por Colombia, su desinterés, su fervor, su abnegación, su sacrificio: por Colombia el que sea, hasta la Presidencia. Y a ceñirse sobre el pecho henchido la banda tricolor y a sentar en el solio de Bolívar, Supremo Honor. Y ya sentados sus ambiciosos culitos en el solio que les toquen el himno. Y a recetar más de lo mismo: leyes e impuestos, impuestos y leyes, a ver si se pone en pie la enfermita. Y si no, la levantamos con un decreto, con una ordenanza, con un plebiscito.

Fernando Vallejo.
Años de indulgencia

 

 

See the source image

 

Se discute si Dalí es auténtico o farsante. Pero, ¿tiene algún sentido decir que alguien se ha pasado la vida haciendo una farsa? Por qué no suponer, al revés, que esa continua farsa es su autenticidad? Cualquier expresión es, en definitiva, un género de sinceridad.
Ernesto Sábato.
Uno y el universo.

 

 

 

 

  Eliseo Bernal González

La radio no es más que una perpetua lucha contra los baches.

Elbergón

 

See the source image

Es verdad que somos libres de expresar nuestras opiniones. Pero opinar que alguien debe ser asesinado es una opinión delictuosa, una invitación a cometer delitos atroces, y un atentado contra la convivencia. Alguna vez las Farc amenazaron de muerte a los políticos más reaccionarios de Colombia. Yo no puedo estar más en desacuerdo con lo que ellos piensan; pero aceptar su condena a muerte, o siquiera su amenaza, es ir en contra de lo más elemental que debe defenderse en una sociedad abierta.
Héctor Abad Faciolince

 

CAZA DE CITAS
…no publicar, no escribir, no pensar. Existen también los que recorren este camino en sentido contrario: no pensar, escribir, publicar…

…no publicar, no escribir, no pensar. Existen también los que recorren este camino en sentido contrario: no pensar, escribir, publicar…

    Dentro de este tema de la persistencia en el esfuerzo o el abandono total, que puede volverse obsesivo, con frecuencia me viene a la memoria la escena en que don Quijote, después de probar su celada y darse cuenta de que no sirve para maldita la cosa,...