Así que, en nombre de la historia y contra la humanidad, debemos desear toda suerte de cataclismos, para no perecer ahogados con el exceso de catálogos, de fichas, de guías de teléfono…

Carlos Bueno

21 agosto, 2022

 

Borges todo el año: Jorge Luis Borges - María Esther Vázquez: Época anglosajona

María Esther Vásquez: –Para que alguien pudiera escribir un libro del estilo de Edward Gibbon, Decadencia y caída del imperio romano, actualmente se necesitaría que un cataclismo destruyera el ochenta por ciento de las bibliotecas y luego, con sus restos, quizás alguien pudiera escribir una historia de la decadencia y caída de la Edad Contemporánea.

Borges: -Es cierto. De modo que quizás el único beneficio de la bomba atómica seria que permitiría excelentes obras históricas. Así que, en nombre de la historia y contra la humanidad, debemos desear toda suerte de cataclismos, para no perecer ahogados con el exceso de catálogos, de fichas, de guías de teléfono…Aunque ya Samuel Butler dijo que si las cosas seguían como estaban en su tiempo, el catálogo del Museo Británico cubriría el planeta.

MEV: -Pero, Gibbon, a pesar de que llegó al descreimiento total, no ataca nunca a la religión cristiana.

Borges: -No, directamente no. Incluso prefiere alabar esas misteriosas decisiones de Dios que, según él, encomendó la revelación de la verdad no a graves y doctos filósofos, sino a un pequeño grupo de analfabetos, como eran los apóstoles. Y con eso se anticipo a Nietzsche, quien dijo que el cristianismo era una religión de esclavos, salvo que Nietzsche lo expreso de un modo directo y hasta brutal. En cambio Gibbon lo insinúa, pero, en el fondo, debe haber pensado lo mismo.

MEV: –Gibbon tampoco ataca los milagros.

Borges:-No solo no los ataca sino que censura la negligencia de Plinio que, en un catalogo de maravillas, no dice nada del eclipse de sol que acompañó la crucifixión, ni tampoco menciona la resurrección de Lázaro. Lo cual es una manera de decir que no hubo tal resurrección, ni tal eclipse. Gibbon simplemente los insinúa y quizás sea más eficaz el procedimiento de insinuar las cosas que el de aclararlas.

MEV:-La insinuación permite pensar toda clase de posibilidades: alienta la imaginación.

Borges: -Y, además, permite pensar al lector que él es quien ha llegado a la conclusión y no el autor. Al mismo tiempo, tiene que irritar más a las personas que las ataquen indirectamente y no de un modo directo. Gibbon, usted debe haberlo notado, esta lleno de observaciones justas. Por ejemplo, cuando recuerda que, desde Tácito, muchos habían ponderado el piadoso fervor de los germanos, que no encerraban a sus dioses en templos y preferían adorarlos en la soledad de los bosques. Pues bien, Gibbon dice que mal podrían levantar templos quienes, a veces, ni eran capaces de levantar una miserable choza.

María Esther Vázquez - Alchetron, The Free Social Encyclopedia

CAZA DE CITAS
No hay nada más blanco que soñar con invasiones bárbaras que aniquilen lo blanco y que purifiquen la sociedad. Los surrealistas fueron los primeros en verbalizar esa fantasía.

No hay nada más blanco que soñar con invasiones bárbaras que aniquilen lo blanco y que purifiquen la sociedad. Los surrealistas fueron los primeros en verbalizar esa fantasía.

Carlos Granés …la Ilustración y el Romanticismo son hijos de la misma madre. Puede que se odien, pero han compartido la misma cuna europea. Los dos son tan occidentales como el Mac en el que mis amigos académicos redactan sus papers decoloniales para revistas...

CAZA DE CITAS
Estoy pronto a admitir en principio que la prostitución puede ser un arte como el masaje o el peinado, pero me cuesta ya sentirme a gusto en manos del barbero o los masajistas.

Estoy pronto a admitir en principio que la prostitución puede ser un arte como el masaje o el peinado, pero me cuesta ya sentirme a gusto en manos del barbero o los masajistas.

En el caso de la mayoría de los seres, los contactos más ligeros y superficiales bastan para contentar nuestro deseo y aun para hartarlo. Si insisten, multiplicándose en torno de una criatura única hasta envolverla por entero; si cada parcela de un cuerpo se llena...

CAZA DE CITAS
…asi nacieron los signos de puntuación, esas partículas mínimas y poderosas que descubrió Aristófanes mientras trataba de medir, a través de los siglos, la respiración de Homero.

…asi nacieron los signos de puntuación, esas partículas mínimas y poderosas que descubrió Aristófanes mientras trataba de medir, a través de los siglos, la respiración de Homero.

Julio César Londoño Nota antigua. Los signos de puntuación fueron inventados por Aristófanes de Bizancio en la Biblioteca de Alejandría hacia el año 200 a. C. cuando preparaba una lectura pública de la Ilíada, el gramático leyó: “Canta oh musa la cólera del pélida...