«un sueño tan dañino y tan perverso como un mal amor: su no cumplimiento es causa de todas nuestras desdichas, su eventual realización es pretexto para todas las retóricas y asidero para sucesivas utopías de pacotilla»…

Carlos Bueno

5 marzo, 2023

Jardines para pájaros: columna de Jorge Orlando Melo para El Tiempo | Universidad de Bogotá Jorge Tadeo LozanoLibro escritos políticos de francisco de paula santander, jorge orlando melo, ISBN 9789583600838. Comprar en Buscalibre

 

Por eso es oportuno evocar, como ejemplo notable de esa capacidad de Hernando Valencia Goelkel, su comentario a El general en su laberinto, en el que destaca las calidades literarias de ese texto entrañable, pero desmonta la estructura ideológica, las tesis ingenuas que García Márquez quiso defender. En este brillante análisis, Valencia lamenta que la novela pretenda todavía alimentar la trivial e inútil querella entre las memorias de Bolívar y Santander y deja a la vista la ingenuidad de seguir elogiando a Bolívar, como un Colón que nunca hubiera descubierto a América, por el sueño bolivariano, por esa utopía fracasada reivindicada por García Márquez, que se ha convertido en «un Sueño tan dañino y tan perverso como un mal amor: su no cumplimiento es causa de todas nuestras desdichas, su eventual realización es pretexto para todas las retóricas y asidero para sucesivas utopías de pacotilla». Que esto se hubiera escrito hace quince años muestra hasta dónde era capaz Valencia Goelkel de ver a Colombia con profundidad, con una agudeza que ve más lejos que esfuerzos más eruditos y disciplinados, y a veces hasta con esa aparente capacidad premonitoria que tal vez proviene simplemente de no haberse dejado entusiasmar con palabras e ideas vacías.

Jorge Orlando Melo G

Hernando Valencia Goelkel | Mecánica CelesteHernando Valencia Goelkel

CAZA DE CITAS
No hay nada más blanco que soñar con invasiones bárbaras que aniquilen lo blanco y que purifiquen la sociedad. Los surrealistas fueron los primeros en verbalizar esa fantasía.

No hay nada más blanco que soñar con invasiones bárbaras que aniquilen lo blanco y que purifiquen la sociedad. Los surrealistas fueron los primeros en verbalizar esa fantasía.

Carlos Granés …la Ilustración y el Romanticismo son hijos de la misma madre. Puede que se odien, pero han compartido la misma cuna europea. Los dos son tan occidentales como el Mac en el que mis amigos académicos redactan sus papers decoloniales para revistas...

CAZA DE CITAS
Estoy pronto a admitir en principio que la prostitución puede ser un arte como el masaje o el peinado, pero me cuesta ya sentirme a gusto en manos del barbero o los masajistas.

Estoy pronto a admitir en principio que la prostitución puede ser un arte como el masaje o el peinado, pero me cuesta ya sentirme a gusto en manos del barbero o los masajistas.

En el caso de la mayoría de los seres, los contactos más ligeros y superficiales bastan para contentar nuestro deseo y aun para hartarlo. Si insisten, multiplicándose en torno de una criatura única hasta envolverla por entero; si cada parcela de un cuerpo se llena...