Defensa de la pornografía.

Carlos Bueno

10 marzo, 2024

 

Kenneth Tynan

Kenneth tynan hi-res stock photography and images - Alamy

…si lo que a usted le gustan son los pendientes o los tacones altos o unos azotes o cualquier otro de los apetitos minoritarios, es posible que le cueste encontrar un compañero de cama, será usted uno de los que están solos y tal situación puede provocar una sensación de culpa agobiante.

 

La pornografía lucha contra el agobio y mitiga la soledad. Usted sabe al menos que no está solo. Después de comprar un libro a la altura de su fantasía, emerge de la tienda con un impulso airoso y un sentimiento de júbilo. Yo he sentido este radiante contento, y usted también, hypocrite lecteur, mon semblante, mon frère. Si el azar no le depara su pareja adecuada, ese libro y otros parecidos serán compañeros que le seguirán toda su vida.

Estas son las secuelas que deja la adicción a la pornografía | GM

Las minorías eróticas son las únicas que necesitan la ayuda y el consuelo de la pornografía. Mucho peor es el destino de los que son horrorosamente feos y tan pobres que no pueden pagarse los servicios de las chicas de la sección de contactos. El que es pobre y feo se ve condenado a vivir su sexualidad en una celda solitaria de la que la pornografía puede liberarle. Y no debemos pasar por encima de sus utilizaciones más vulgares.

 

Para los hombres que hacen largos viajes, alejados de esposas y amantes, la pornografía puede ser una memoria portátil, un bienvenido atajo a la bendición recordada, que alivia la tensión  sin hacer incurrir en la infidelidad. Y para los solteros sin compromiso que llegan solos y con pocos fondos a ciudades de países cuyo idioma no dominan, el porno es prácticamente indispensable.

Adicción A La Pornografía: Etapas, Síntomas, Causas Y Tratamientos

Es difícil ser enemigo de la pornografía sin estar además en contra de la masturbación. Para poder condenar la causa hace falta condenar también el efecto. Hace un siglo, cuando se creía que tal automanipulación provocaba la calvicie, la ceguera y la parálisis mental, esta actitud me hubiera podido resultar comprensible. Actualmente la encuentro sorprendente y repugnante, tanto como cuando topé con ella por primera vez a los catorce años: el grupo de debates de mi colegio planteo como tema el siguiente: – Por qué ha perdido nuestra generación la capacidad de entretenerse?

 

Me levanté para pronunciar mi primera perorata y, con no demasiado aplomo, dije: Señor presidente, mientras exista la masturbación nadie podrá mantener seriamente la tesis de que hemos perdido la capacidad de entretenernos a nosotros mismos. El profesor que estaba a cargo del grupo suspendió inmediatamente la reunión. Es probable que hoy en día la posición de su sucesor fuera más tolerante. Pero las viejas prohibiciones todavía subsisten.

Adicción a la pornografía: problemas derivados de su uso continuado | Diariocrítico.com

La pornografía no se limita a bombardear el lector con palabras verdes. Como dijo Lionel Trilling en un artículo memorablemente sensato sobre el tema: – No veo ninguna razón moral ni de teoría estética por la que la literatura no pueda contar entre sus diversas intenciones la de estimular pensamientos lujuriosos. Uno de los efectos, y quizás una de las funciones, de la literatura consiste en estimular el deseo, y no logro descubrir ningún fundamento en el que basar la afirmación según la cual el placer sexual no debería contarse entre los objetos de deseo que nos presenta la literatura, al lado del heroísmo, la virtud, la paz, la muerte, la comida, la sabiduría, dios, etc.

La Inquisición después de la Constitución de 1812El día que se puso fin a la Inquisición Española

 

…en mi opinión, los libros sobre crueldad física verdaderamente peligrosos son los que la justifican moralmente. Pienso, por ejemplo, en los panfletos católicos publicados en el momento culminante de la Inquisición, que explicaba a los verdaderos creyentes que era necesario castigar e incinerar a los herejes impenitentes, por el bien de sus almas. Pienso también en los manuales militares sobre la utilización de bayonetas y armas blancas, que le enseñan a uno como causar los daños más refinados y destructores por el bien del propio país. Desprecio estos libros y lamento que haya gente a la que le guste leerlos. Pero yo no los prohibiría.

 

Hay un derecho inalienable que une a toda la humanidad: el derecho al onanismo. Es esto, este abusar de uno mismo como dice la expresión puritana utilizada para hablar de la masturbación en los hogares distinguidos, lo que caracteriza al verdadero amante de la pornografía. Lo que tendríamos que hacer es animarle a buscar su placer literario como lo encuentre y donde lo encuentre. Negarle ese privilegio es invadir lo privado en su núcleo más profundo.

 

 

Kenneth Peacock Tynan: (1927 – 1980  fue un escritor y critico de teatro inglés. Formado en el elitista Magdalen College d’Oxford, publicó regularmente en publicaciones de prestigio , como The Observer, de Londres, o The New Yorker, de Nueva York.Kenneth Tynan brilliantly achieved an intellectual slum-clearance of the stage' | Kenneth Tynan | The Guardian

CAZA DE CITAS
… en nombre de la historia y contra la humanidad, debemos desear toda suerte de cataclismos, para no perecer ahogados con el exceso de catálogos, de fichas, de guías de teléfono…

… en nombre de la historia y contra la humanidad, debemos desear toda suerte de cataclismos, para no perecer ahogados con el exceso de catálogos, de fichas, de guías de teléfono…

  María Esther Vásquez: -Para que alguien pudiera escribir un libro del estilo de Edward Gibbon, Decadencia y caída del imperio romano, actualmente se necesitaría que un cataclismo destruyera el ochenta por ciento de las bibliotecas y luego, con sus restos,...

CAZA DE CITAS
Vivir en el mundo de la prosa, es aceptar la sabiduría de lo incierto, es saber que nunca sabremos cómo vivir.

Vivir en el mundo de la prosa, es aceptar la sabiduría de lo incierto, es saber que nunca sabremos cómo vivir.

  Joan-Carlés Melich   La metafísica es una filosofía que cree posible alcanzar principios indudables, firmes y seguros, sin espacio, ni tiempo, ni historia ni contingencia. Es una filosofía de la infinitud. Aquí consideramos qué forma tendría una...