Botones que balbucean imperativos, efigies de caudillos, vivas y mueras prefijados, muros exornados de nombres, ceremonias unánimes, la mera disciplina usurpando el lugar de la lucidez…

Carlos Bueno

29 julio, 2023

 

Las dictaduras fomentan la opresión, las dictaduras fomentan el servilismo, las dictaduras fomentan la crueldad; más abominable es el hecho de que fomenten la idiotez. Botones que balbucean imperativos, efigies de caudillos, vivas y mueras prefijados, muros exornados de nombres, ceremonias unánimes, la mera disciplina usurpando el lugar de la lucidez… Combatir esas tristes monotonías es uno de los muchos deberes del escritor.

 Jorge Luis Borges. 1946

Nicolás Gómez Dávila, escolios para explicar el mundo - Nueva Revista

– Ninguna idea que necesite apoyo lo merece.

 

– Toda recta lleva derecho a un infierno.

 

 – La fe – cualquier fe – se pierde frecuentando correligionarios.

 

– La plétora de leyes es indicio de que ya nadie sabe mandar con inteligencia. O de que nadie sabe ya obedecer con libertad.  

 

– Una estupidez no deja de serlo porque haya quien muera por ella.  

– Ni la elocuencia revolucionaria, ni las cartas de amor, pueden leerse por terceros sin hilaridad.  

Nicolás Gómez Dávila

CAZA DE CITAS
Bolivar ha desmoralizado a los hombres, enseñándoles a quebrantar su palabra, a buscar fortuna en el crimen, y a ser hipócritas, falsos y dañinos.

Bolivar ha desmoralizado a los hombres, enseñándoles a quebrantar su palabra, a buscar fortuna en el crimen, y a ser hipócritas, falsos y dañinos.

                      Florentino González escribió en 1833 un artículo llamado Herencia que nos legó el difunto libertador, en el que se lee: “Bolívar, dicen, nos ha legado la independencia. Es cierto que ella...

CAZA DE CITAS
-Mira mijo, yo parto de la base de que la gente quiere llorar. Yo sólo les doy el pretexto.

-Mira mijo, yo parto de la base de que la gente quiere llorar. Yo sólo les doy el pretexto.

  Sin decirlo esta canción dirá tu nombre; sin decirlo con tu nombre estaré yo… los ojos casi ciegos de mi asombro, junto al asombro de perderte y no morir. Sin palabras. Enrique Santos Discépolo     -Maestro: ¿A qué atribuye su éxito? -Mira mijo, yo...