Lo diseñó la naturaleza para la abundancia, desea la variedad y nada salvo la castración, puede eliminar su fascinación por la prostitución, la fornicación, el adulterio y la pornografía.

Carlos Bueno

27 junio, 2022

 

 

La mujer de tu prójimo: Talese, Gay: 9788466332064: Amazon.com: Books

…parece provisto de voluntad propia, de un ego superior a su tamaño y resulta frecuentemente molesto debido a sus necesidades, apasionamientos e impredecible naturaleza. A veces hay hombres que sienten que los domina, les hace perder el control, les obliga a pedir favores de rodillas, de noche, a mujeres de las que de día preferirían no conocer el nombre. Ya sea insaciable o inseguro, exige pruebas constantes de su potencia, introduciendo en la vida de un hombre complicaciones no requeridas o frecuentes rechazos. Sensible y elástico al mismo tiempo, disponible de noche como de día con un mínimo de ayuda, ha actuado porfiada, aunque no siempre hábilmente durante una eternidad de siglos, incesantemente a la búsqueda, sensible, expandiéndose, probando, palpitando, penetrando, achicándose y queriendo siempre más. Sin jamás esconder su interés lascivo, es el órgano más honesto del hombre. También es el símbolo de la imperfección masculina. Es desequilibrado, asimétrico, caído, a menudo feo. Es sumamente vulnerable, aunque está hecho de piedra. No es un órgano monógamo. No conoce ningún código moral. Lo diseñó la naturaleza para la abundancia, desea la variedad y nada salvo la castración, puede eliminar su fascinación por la prostitución, la fornicación, el adulterio y la pornografía.

 

CAZA DE CITAS
…no publicar, no escribir, no pensar. Existen también los que recorren este camino en sentido contrario: no pensar, escribir, publicar…

…no publicar, no escribir, no pensar. Existen también los que recorren este camino en sentido contrario: no pensar, escribir, publicar…

    Dentro de este tema de la persistencia en el esfuerzo o el abandono total, que puede volverse obsesivo, con frecuencia me viene a la memoria la escena en que don Quijote, después de probar su celada y darse cuenta de que no sirve para maldita la cosa,...