Cita 2.

Carlos Bueno

18 enero, 2021

Un tipo que debería estar en la cárcel o por lo menos en el retiro gozando de su ilimitada fortuna, y al que sus enemigos, muchas veces con pruebas, han acusado de todo lo imaginable y lo inimaginable, casi como a un emperador del Bajo Imperio Romano: desde el estupro hasta el fraude, desde la satiriasis hasta la venalidad. Pero él se ríe siempre cínico, consciente de que nunca se irá. Es más: cuanto más lo odian sus enemigos y más lo critican y más lo reseñan y más se ensañan con él, más fuerte se hace, mayores son sus golpes y mejores sus jugadas. Casi como si las graves acusaciones que le hacen desde hace años no solo no disuadieran a sus seguidores sino que incluso los persuaden de apoyarlo con más fervor y entusiasmo; como si allí hubiera una provocación y un estímulo, no un prontuario.

FVG

CAZA DE CITAS
No hay nada más blanco que soñar con invasiones bárbaras que aniquilen lo blanco y que purifiquen la sociedad. Los surrealistas fueron los primeros en verbalizar esa fantasía.

No hay nada más blanco que soñar con invasiones bárbaras que aniquilen lo blanco y que purifiquen la sociedad. Los surrealistas fueron los primeros en verbalizar esa fantasía.

…la Ilustración y el Romanticismo son hijos de la misma madre. Puede que se odien, pero han compartido la misma cuna europea. Los dos son tan occidentales como el Mac en el que mis amigos académicos redactan sus papers decoloniales para revistas indexadas, algo que...

CAZA DE CITAS
Así nacieron los signos de puntuación, esas partículas mínimas y poderosas que descubrió Aristófanes mientras trataba de medir, a través de los siglos, la respiración de Homero.

Así nacieron los signos de puntuación, esas partículas mínimas y poderosas que descubrió Aristófanes mientras trataba de medir, a través de los siglos, la respiración de Homero.

Nota antigua. Los signos de puntuación fueron inventados por Aristófanes de Bizancio en la Biblioteca de Alejandría hacia el año 200 a. C. cuando preparaba una lectura pública de la Ilíada, el gramático leyó: “Canta oh musa la cólera del pélida Aquiles”. Volvió a...

CAZA DE CITAS
Hemos tapiado todas las salidas y nos engañamos como las fieras se engañan en la oscuridad de las jaulas del circo, creyendo que afuera les espera la selva que añoran dolorosamente…

Hemos tapiado todas las salidas y nos engañamos como las fieras se engañan en la oscuridad de las jaulas del circo, creyendo que afuera les espera la selva que añoran dolorosamente…

«…y esto me lleva a confiar mi certeza en la fugacidad de ese peligroso compromiso de las mejores virtudes del hombre que es la política. Observa con cuánta razón nuestra Basilissa esgrime ahora argumentos para implantar un orden en Bizancio, razón que ella misma...