El rincón de Ordóñez.

Carlos Bueno

28 mayo, 2021

Todo estaba igual que antes de la llegada de los payasos.

Antonio Ordóñez

Un gigante delante y detrás de la cámara | El Norte de Castilla

Con Orson Welles

Fotografia de ernest hemingway con el torero an - Vendido en Venta ...

A su lado Ernest Hemingway

Con Hemingway en el callejón

 

El estupendo escritor inglés Kenneth Tynan dijo alguna vez: “A mediados de la década de los cuarenta Dominguín fue el joven rival de Manolete y compartía con el veterano torero el cartel de la tarde en la que el maestro murió de una cornada. Se enfrentó al público de Madrid poco después levantando su dedo índice derecho hacia el cielo proclamándose el número uno. Y de hecho, durante un tiempo lo fue. Hasta que Antonio Ordóñez, cinco años más joven que él, hizo acto de presencia y empezó a mostrar las diferencias que hay entre ciencia y arte.”

Ése es Ordóñez (1932-1998), de quien sabemos por la crónica taurina y la literatura que ocupó largo tiempo y espacio en su rivalidad con su cuñado Luis Miguel Dominguín. Hijo del matador de toros Cayetano Ordóñez, conocido como El Niño de la Palma, Antonio creció presenciando la gloria de su padre, quien, al igual que él mismo posteriormente, fue motivo de inspiración para Hemingway, escritor con el que establecería una recordada amistad. Fue también amigo del director de cine Orson Welles, admirador del diestro rondeño y amigo hasta tal punto que sus cenizas descansan desde 1987 en la finca El Recreo, de Ordóñez.

En la actualidad dos toreros en activo mantienen viva su dinastía; son dos nietos, Francisco y Cayetano Rivera Ordóñez, ambos hijos de su hija Carmina Ordóñez y su primer esposo, el también matador Francisco Rivera, Paquirri.

Torero de extraordinario estilo purista, estéticamente intachable, fue Antonio Ordóñez uno de los diestros más importantes del siglo XX. Mantuvo la esencia del toreo ortodoxo a pesar de ser contemporáneo de toreros de estilo tremendista, como El Cordobés, con quien no quiso compartir ruedo, porque decía que era inconcebible una competición artística entre los dos, ya que trabajaban en distintos oficios, del mismo modo que Marlon Brando solo está nominalmente en el mismo mundo que un ventrílocuo.

Ordóñez se destacó también como matador, recibió muchos toros a lo largo de su vida, y encontró en el último tramo de su actividad una estocada de recurso y efectos fulminantes, caída en un rincón llamado desde entonces “el rincón de Ordóñez”. Más de mil corridas y dos mil toros estoqueados en 25 años de alternativa lo convirtieron en uno de los más grandes de la historia taurina.

Su historia también está ligada a nuestra vida taurina. El 4 de marzo de 1952, precisa nuestro cronista Jorge Vega Bustamante, quedó para la recordación de los aficionados de Medellín: esa tarde Ordóñez y Luis Miguel cortaron orejas, patas y rabo en La Macarena. Los dos salieron a hombros. Una corrida como nunca se ha visto en la ciudad.

No fue extraño en la vida torera de Antonio. El 7 de septiembre de 1972 en la plaza de Ronda cortó ocho orejas, tres rabos y dos patas. El mayor número de trofeos que haya conseguido jamás un torero en una sola corrida.

  • Hemingway y Welles peleados por España | Cultura | EL MUNDO