Cita 40.

Carlos Bueno

13 enero, 2021

 

Reír escribir morir. La primera aparición de Jaime Alberto. Santiago Gallego - PDF Descargar libre

Desde mucho tiempo atrás se ha tomado como un lugar común de la historia local el carácter leguleyo de los políticos, además de ese afán permanente por complicar, estorbar y entorpecer, que ha animado a buena parte de los personajes de la historia colombiana. De esta manera, cualquier logro se obtiene después de superar numerosos enredos y escollos que han terminado por convertir la historia nacional en un prolongado calvario, La inclinación a la lucha, en el caso colombiano, puede advertirse en las incontables y estériles guerras civiles que han llenado de muertos y de méritos espirituales los campos del país. Cualquier discusión y posible acuerdo entre los antagonistas, por tal razón, tiende a convertirse en un nuevo conflicto de nunca acabar. Parece, en este aspecto, como si lo propio de los colombianos consistiese en el amor ancestral a la dificultad. La posibilidad de un país más fácil y expedito parece una mera aspiración remota, permitida un tanto por la tecnología, pero entrabada por una vieja concepción religiosa que considera los padecimientos como un medio para alcanzar un paraíso siempre postergado.

Jaime Alberto Vélez

Satura

Un malpensante. | Crónicas & Perfiles

PERFILES
Cita 42.

Cita 42.

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.   Para Augusto Monterroso la escritura fue siempre el resultado de una búsqueda incesante, un milagro que al realizarse podía quedar plasmado en unas pocas palabras, o en unas pocas páginas. Y escritura era...

PERFILES
Cita 8.

Cita 8.

  La aspiración del nadaísmo era desacreditar el orden instaurado en aquella época. El nadaísmo nacía de una sociedad que si no había muerto, apestaba  a cucarachas sudadas a regimiento. A sotanas sacrílegas, a maquinaciones políticas, a literatura rosa. Para...

PERFILES
Cita 41.

Cita 41.

      La filosofía original en la época antigua era algo ambivalente. Tenemos los dos topos: Heráclito, que lloraba, y Demócrito, que se reía constantemente. Ese rasgo de ambos aparece incluso en sus estatuas. Para Platón, de una tradición distinta,...